Cómo limpiar la plata

Limpiar la plata de tus joyas

Con frecuencia nuestros clientes nos preguntan sobre cómo limpiar la plata, ya que existen multitud de «fórmulas mágicas». Pero… ¿son efectivas?
Desde T-Adoro queremos darte algunos consejos para cuidar y limpiar la plata.

¿Alguna vez ha dejado una pieza de plata en un cajón de un armario y con el tiempo ha oscurecido?

Las piezas y joyas de plata necesitan un cuidado y una conservación adecuada para que con el tiempo no se deteriore y pierda todo su brillo.

Aunque con el curso del tiempo es casi inevitable que oscurezca una pieza de plata, podemos conseguir que estén mejor cuidadas.

Tenemos la suerte que la plata es un material fácil de limpiar. Con algunos trucos podemos obtener resultados espectaculares y conseguir el brillo que tenía la pieza el primer día que la compramos.

La plata debemos de tratarla de manera especial a la hora de limpiarla, a continuación os dejamos algunos de los métodos caseros más sencillos para limpiar sus joyas de plata.

 

Papel de aluminio

Es un método estupendo para pequeños objetos, como las joyas de plata. Cogemos un bol mediano y lo cubrimos de papel de aluminio, lo llenamos de agua caliente y le añadimos una cucharada de sal (10 gramos aproximadamente). Introducimos los objetos de plata en el bol y lo dejamos alrededor de 10 minutos. Pasado ese tiempo, lo limpiamos con un paño suave, los dejamos secar y listo.

Bicarbonato sódico

Este método es algo más elaborado, pero muy efectivo.
Creamos una pasta con agua y bicarbonato, cubrimos la pieza de plata o la parte que queremos limpiar, y más tarde la frotamos con un paño suave hasta que recuperamos el brillo de la pieza.

Pasta dental

Principalmente necesitamos pasta de dientes (normal).
Cubrimos la pieza o parte que queremos limpiar, utilizamos un paño húmedo y un cepillo. Frotamos la pieza suavemente y lo enjugamos con agua caliente, repetimos el este proceso las veces que haga falta y listo.

Como puedes ver son 3 trucos sencillos pero muy efectivos a la hora de limpiar la plata.

Que tus joyas de plata luzcan como el primer día sabemos que es importante para ti. Así es que ya sabes, ¡ponte manos a la obra para limpiar tus joyas de plata!

Cómo limpiar el oro

Limpiar el oro

Recibimos muchas consultas sobre cómo limpiar las joyas de oro. En este consejo queremos explicarte las diferentes formas que tienes de hacerlo y algunos trucos que, seguro, te vendrán bien a la hora de limpiar el oro.

El oro es uno de los materiales más utilizados en las joyas y aunque no pierde brillo sí coge suciedad y puede obtener un color extraño, además de perder su brillo característico.

A lo largo de la historia este material se ha utilizado para transmitir elegancia y es por ello una joya de oro tiene que estar reluciente y bien tratada. Aunque con el paso del tiempo se puede deteriorar nunca está de mal conservadas adecuadamente.

Cualquier joya que esté realizada con oro debe de estar cuidada adecuadamente,  por ello queremos dejaros algunos de los métodos caseros para limpiar piezas de oro y que para que tengas tus joyas de oro como el primer día.

Limpiar el oro con pasta dental

Este método debe utilizarse con cuidado para no dañar nuestra joya.

Comenzamos mezclando la pasta dental con agua, y seguidamente lo frotamos con un cepillo de dientes suavemente (insistimos en que tengas cuidado y lo frotes delicadamente para no rallar la pieza).

Para terminar la enjuagamos con agua y lista; nuestra joya de oro estará resplandeciente y como nueva.

Agua hirviendo

Este método sirve para aquellas joyas que sean completamente de oro, no para piezas con otros adornos incluidos.

Hervimos el agua, colocamos la pieza en un bol, vertimos el agua con cuidado y dejamos que se enfríe. Más tarde bastará con  frotarla con un trapo suave.

Como puedes comprobar se trata de un método sencillo que apenas implica riesgos y con el que difícilmente podrías dañar tu joya.

Amoniaco con agua

Este método no debe utilizarse muy a menudo ya que el amoniaco es muy potente y puede dañar las piezas. De manera que cuidado al usar este método para limpiar el oro.

Cogemos un bol y lo llenamos hasta la mitad de agua, seguidamente echamos una cucharada de amoniaco y lo movemos para se haga la mezcla. Una vez preparada dicha mezcla metemos en el bol las piezas que queremos limpiar no más de un minuto.

Para terminar el proceso las metemos en agua y las secamos con un paño suave.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies